Nosotros

SOMOS…
una red de grupos y partidos basada en los principios del socialismo desde abajo, extendida por decenas de países –como Inglaterra, Zimbabwe, Corea y Brasil entre otros–  formada por miles de activistas implicados en el movimiento anticapitalista, y en las luchas de todos los días en cada lugar.
El Planeta
Las riquezas en el mundo se han multiplicado por ocho desde 1960, pero hoy en día la mitad de los habitantes del planeta viven con menos de U$S 2 al día, y la cuarta parte lo hacen con menos de U$S 1. Una de cada tres personas no tiene acceso a la energía eléctrica y una de cada cinco no lo tiene al agua potable. Una de cada seis personas sufre el analfabetismo, y más terrible todavía: un adulto de cada siete y un niño de cada tres sufren de desnutrición (en total, unos 2.000 millones).
El sistema en su conjunto funciona para que unos pocos poderosos obtengan ganancias. El Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio, el Banco Mundial y las grandes potencias organizan el negocio. Pero dentro del sistema la búsqueda de mayores ganancias y la competencia entre empresas y gobiernos lleva a crisis económicas y ambientales, rebajas de salarios, despidos masivos y hasta la guerra. En Irak se cuentan al menos 100.000 muertos y el asunto según parece no quedará ahí.
El Uruguay
La “Suiza de América” ya fue. La pobreza alcanza a grandes sectores de la población, la pobreza extrema a una tercera parte de la misma, y si se considera sólo a niños y niñas los niveles se duplican. Luego de cinco años de derrumbe la economía volvió a crecer y mucho durante 2004, pero la pobreza no sólo no disminuyó sino que continuó aumentando. La razón es simple: la mayoría carece de empleos estables, salarios dignos, derechos sindicales y seguridad social, mientras unos pocos empresarios amasan fortunas.
No obstante, el 31 de Octubre la gente dijo basta a quienes gobernaron el país durante toda su historia. Los partidos de derecha fueron aplastados en medio de grandes manifestaciones. La izquierda recibió el apoyo de la mitad de la población y de la mayoría de los trabajadores, aunque el gobierno progresista no proyecta reformas radicales. Para nosotros la realidad arriba descrita requiere cambios profundos, y por ellos hay que movilizarse de ahora en adelante en cada lugar de trabajo, centro de estudio, barrio y ciudad.
TENEMOS…
el poder para cambiar las cosas. Los trabajadores y los estudiantes producimos y hacemos funcionar todo en esta sociedad, y por eso tenemos el poder para detenerla, derribar a quienes mandan en la economía, y poner todo a funcionar con objetivos bien diferentes, resueltos democrática y colectivamente.
Protesta global y luchas locales
Quizás por primera vez desde los años 60, asistimos a un período de generalización de las luchas en todo el planeta. A la globalización económica ha seguido la globalización de las resistencias. Primero se levantaron los zapatistas en Chiapas, luego vinieron las grandes manifestaciones de Seattle, Génova y Londres, las revueltas populares de Argentina, Bolivia y Ecuador, y la inmensa campaña contra la guerra que Bush, Blair y las corporaciones petroleras impulsaban en Irak.
Aquí las luchas también han crecido. Primero ocurrieron las ocupaciones estudiantiles de fines de los años 90s. En 2001, las marchas de trabajadores de Artigas y Rocha hasta Montevideo. En 2002, la marcha de 15.000 personas a Punta del Este, la huelga y ocupación de muchos centros de estudio, y la lucha en defensa del Hospital de Clínicas. Y en 2003, la marcha antiguerra de 60.000 personas del 14 de Febrero, y la extensa y victoriosa huelga de los trabajadores de Salud Pública. Entre muchas otras acciones.
Elecciones, presente y futuro
Este proceso se expresó también en la campaña en contra de las privatizaciones de ANTEL y de ANCAP, y después en defensa del agua y de la vida, enfocándose posteriormente en la campaña electoral del Frente Amplio, motivando manifestaciones de hasta medio millón de personas. Lo cierto es que cientos de miles vieron en la práctica el poder que tienen para cambiar gobiernos y derribar privatizaciones, y no parece que vayan a conformarse  así como así con simples parches contra el neoliberalismo.
Estos éxitos y la aplastante derrota de la derecha, las enormes expectativas de la población en el gobierno progresista, y los espacios que abren para nuevas luchas los consejos de salarios, han llevado más lejos aún el activismo de amplios sectores de la clase trabajadora y de la gente de izquierda, no pudiendo preveerse cuáles serán los alcances del movimiento, ni si éste evolucionará hacia la decepción en caso de darse fracasos, o hacia posturas más combativas –ocurran tanto victorias como derrotas.
BUSCAMOS…
influir en las luchas con ideas claras, prácticas diferentes, combatiendo el sectarismo y promoviendo la unidad entre quienes luchan por cambiar esta realidad. Para ello editamos y vendemos en forma pública un periódico mensual, organizamos talleres, y somos activistas en campañas, sindicatos y centros de estudio.
Por qué luchamos hoy
Por la cancelación de la deuda externa del Tercer Mundo. Por impuestos a las transacciones financieras que sirvan para redistribuir la riqueza global. Por la defensa de lo público, de cualquier privatización o administración corporativa. Por la introducción de un ingreso básico universal que asegure a todas las personas satisfacer sus necesidades elementales. Por la reducción de la jornada laboral y la distribución de las horas de trabajo. Por medidas que prevengan la inminente catástrofe ambiental.
Por bloquear el ALCA en todas sus formas, sea “duro” o “light”. Por consejos de salarios y convenios colectivos que consagren aumentos de salarios y plenas libertades sindicales. Por salarios de desempleo y subsidios familiares que aseguren a todos abandonar la pobreza. Por un sistema impositivo progresivo y redistributivo. Por viviendas, servicios sanitarios y educativos para el conjunto de la población. Y por derechos de ciudadanía plenos e iguales para todos, sin discriminación, impunidad ni represión.
Te invitamos a sumarte
Estos objetivos no tienen un carácter socialista; consituyen apenas un programa de reformas radicales. Y es que la mayoría de las personas no imaginan otra sociedad que aquella en la cual viven, y cuando empiezan a luchar lo hacen por intentar mejorarla o paliar sus peores aspectos. Por eso son necesarios objetivos que puedan conectar con dichas expectativas y estimular las luchas por reformas. Es en medio de estas, donde todos nos cuestionamos por primera vez si el sistema puede mejorarse o hay que derribarlo.
Ahora bien, sean estos u otros los mejores objetivos para este momento, por sí mismos no cambian nada. Se requieren activistas con ideas claras sobre el capitalismo, la globalización y el imperialismo, sobre la importancia de la organización, y que impulsen charlas, huelgas, campañas, escriban y más.
Y la verdad es que se necesitan muchos, para sumar a esos otros miles de trabajadores y estudiantes como nosotros, que debemos implicar para poder cambiar este mundo. Si te gustan estas ideas, aquí tenés un lugar…

SOMOS…

una red de grupos y partidos basada en los principios del socialismo desde abajo, extendida por decenas de países –como Inglaterra, Zimbabwe, Corea y Brasil entre otros–  formada por miles de activistas implicados en el movimiento anticapitalista, y en las luchas de todos los días en cada lugar.

El Planeta

Las riquezas en el mundo se han multiplicado por ocho desde 1960, pero hoy en día la mitad de los habitantes del planeta viven con menos de U$S 2 al día, y la cuarta parte lo hacen con menos de U$S 1. Una de cada tres personas no tiene acceso a la energía eléctrica y una de cada cinco no lo tiene al agua potable. Una de cada seis personas sufre el analfabetismo, y más terrible todavía: un adulto de cada siete y un niño de cada tres sufren de desnutrición (en total, unos 2.000 millones).

El sistema en su conjunto funciona para que unos pocos poderosos obtengan ganancias. El Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de Comercio, el Banco Mundial y las grandes potencias organizan el negocio. Pero dentro del sistema la búsqueda de mayores ganancias y la competencia entre empresas y gobiernos lleva a crisis económicas y ambientales, rebajas de salarios, despidos masivos y hasta la guerra. En Irak se cuentan al menos 100.000 muertos y el asunto según parece no quedará ahí.

El Uruguay

La “Suiza de América” ya fue. La pobreza alcanza a grandes sectores de la población, la pobreza extrema a una tercera parte de la misma, y si se considera sólo a niños y niñas los niveles se duplican. Luego de cinco años de derrumbe la economía volvió a crecer y mucho durante 2004, pero la pobreza no sólo no disminuyó sino que continuó aumentando. La razón es simple: la mayoría carece de empleos estables, salarios dignos, derechos sindicales y seguridad social, mientras unos pocos empresarios amasan fortunas.

No obstante, el 31 de Octubre la gente dijo basta a quienes gobernaron el país durante toda su historia. Los partidos de derecha fueron aplastados en medio de grandes manifestaciones. La izquierda recibió el apoyo de la mitad de la población y de la mayoría de los trabajadores, aunque el gobierno progresista no proyecta reformas radicales. Para nosotros la realidad arriba descrita requiere cambios profundos, y por ellos hay que movilizarse de ahora en adelante en cada lugar de trabajo, centro de estudio, barrio y ciudad.

TENEMOS…

el poder para cambiar las cosas. Los trabajadores y los estudiantes producimos y hacemos funcionar todo en esta sociedad, y por eso tenemos el poder para detenerla, derribar a quienes mandan en la economía, y poner todo a funcionar con objetivos bien diferentes, resueltos democrática y colectivamente.

Protesta global y luchas locales

Quizás por primera vez desde los años 60, asistimos a un período de generalización de las luchas en todo el planeta. A la globalización económica ha seguido la globalización de las resistencias. Primero se levantaron los zapatistas en Chiapas, luego vinieron las grandes manifestaciones de Seattle, Génova y Londres, las revueltas populares de Argentina, Bolivia y Ecuador, y la inmensa campaña contra la guerra que Bush, Blair y las corporaciones petroleras impulsaban en Irak.

Aquí las luchas también han crecido. Primero ocurrieron las ocupaciones estudiantiles de fines de los años 90s. En 2001, las marchas de trabajadores de Artigas y Rocha hasta Montevideo. En 2002, la marcha de 15.000 personas a Punta del Este, la huelga y ocupación de muchos centros de estudio, y la lucha en defensa del Hospital de Clínicas. Y en 2003, la marcha antiguerra de 60.000 personas del 14 de Febrero, y la extensa y victoriosa huelga de los trabajadores de Salud Pública. Entre muchas otras acciones.

Elecciones, presente y futuro

Este proceso se expresó también en la campaña en contra de las privatizaciones de ANTEL y de ANCAP, y después en defensa del agua y de la vida, enfocándose posteriormente en la campaña electoral del Frente Amplio, motivando manifestaciones de hasta medio millón de personas. Lo cierto es que cientos de miles vieron en la práctica el poder que tienen para cambiar gobiernos y derribar privatizaciones, y no parece que vayan a conformarse  así como así con simples parches contra el neoliberalismo.

Estos éxitos y la aplastante derrota de la derecha, las enormes expectativas de la población en el gobierno progresista, y los espacios que abren para nuevas luchas los consejos de salarios, han llevado más lejos aún el activismo de amplios sectores de la clase trabajadora y de la gente de izquierda, no pudiendo preveerse cuáles serán los alcances del movimiento, ni si éste evolucionará hacia la decepción en caso de darse fracasos, o hacia posturas más combativas –ocurran tanto victorias como derrotas.

BUSCAMOS…

influir en las luchas con ideas claras, prácticas diferentes, combatiendo el sectarismo y promoviendo la unidad entre quienes luchan por cambiar esta realidad. Para ello editamos y vendemos en forma pública un periódico mensual, organizamos talleres, y somos activistas en campañas, sindicatos y centros de estudio.

Porqué luchamos hoy

Por la cancelación de la deuda externa del Tercer Mundo. Por impuestos a las transacciones financieras que sirvan para redistribuir la riqueza global. Por la defensa de lo público, de cualquier privatización o administración corporativa. Por la introducción de un ingreso básico universal que asegure a todas las personas satisfacer sus necesidades elementales. Por la reducción de la jornada laboral y la distribución de las horas de trabajo. Por medidas que prevengan la inminente catástrofe ambiental.

Por bloquear el ALCA en todas sus formas, sea “duro” o “light”. Por consejos de salarios y convenios colectivos que consagren aumentos de salarios y plenas libertades sindicales. Por salarios de desempleo y subsidios familiares que aseguren a todos abandonar la pobreza. Por un sistema impositivo progresivo y redistributivo. Por viviendas, servicios sanitarios y educativos para el conjunto de la población. Y por derechos de ciudadanía plenos e iguales para todos, sin discriminación, impunidad ni represión.

Te invitamos a sumarte

Estos objetivos no tienen un carácter socialista; consituyen apenas un programa de reformas radicales. Y es que la mayoría de las personas no imaginan otra sociedad que aquella en la cual viven, y cuando empiezan a luchar lo hacen por intentar mejorarla o paliar sus peores aspectos. Por eso son necesarios objetivos que puedan conectar con dichas expectativas y estimular las luchas por reformas. Es en medio de estas, donde todos nos cuestionamos por primera vez si el sistema puede mejorarse o hay que derribarlo.

Ahora bien, sean estos u otros los mejores objetivos para este momento, por sí mismos no cambian nada. Se requieren activistas con ideas claras sobre el capitalismo, la globalización y el imperialismo, sobre la importancia de la organización, y que impulsen charlas, huelgas, campañas, escriban y más. Y la verdad es que se necesitan muchos, para sumar a esos otros miles de trabajadores y estudiantes como nosotros, que debemos implicar para poder cambiar este mundo. Si te gustan estas ideas, aquí tenés un lugar…

Socialismo Internacional
1 de Julio de 2005

Publicada on 01/07/2005 at 00:00  Comentarios desactivados en Nosotros