Gramsci. Socialista revolucionario

Antonio Gramsci murió hace más de 70 años, el 27 de abril de 1937. Su deceso fue consecuencia de años de maltratos en las prisiones de Mussolini. No obstante, de algún modo sufrió más infortunios después de su muerte, debido a la distorsión de sus ideas. Gramsci fue un revolucionario de tiempo completo desde 1916 hasta su muerte. Durante todo este período insistió siempre en la necesidad de la transformación revolucionaria de la sociedad. El juez fascista que encabezó el proceso judicial contra Gramsci, exigió su prisión “para que, durante 20 años, este cerebro deje de trabajar”. Los fascistas no consiguieron esto, pero al cortar los lazos de Gramsci con la participación directa en la lucha de clases, sí consiguieron impedir que su marxismo realizase plenamente su potencial. Este folleto presenta de manera sintética y accesible la riquísima herencia de Antonio Gramsci.

CHRIS HARMAN (1983)

(más…)

Luxemburg. Socialista revolucionaria

Rosa Luxemburg es una figura clave del marxismo revolucionario pero poco conocida. El primer objetivo de este folleto es difundir sus ideas. El segundo objetivo, es evaluar su obra. El dilema “socialismo o barbarie” propuesto por ella, ya no se refiere solo a la matanza en las trincheras, como en su época, sino a la limpieza étnica, los “bombardeos inteligentes”, y a la muerte lenta del desastre medioambiental. Por otra parte, lo que Luxemburg criticó dentro del movimiento obrero y de la izquierda, las burocracias sindicales y las dirigencias reformistas, tampoco ha desaparecido. Y por suerte, tampoco lo han hecho, las huelgas de masas y las revueltas populares que le inspiraron, y de las cuales ella misma participó. La contribución de Luxemburg es fundamental y este folleto es un excelente punto de partida para su estudio.

TONY CLIFF (1959)

(más…)

Trotsky. Socialista revolucionario

Tuvo su primera detención a la edad de 19 años. Escapó de Siberia escondido debajo de una carga de heno, en 1902. En unos meses había llegado al centro dirigente de la social democracia rusa, situado en Londres. Dos años más tarde, en 1904 Trotsky regreso a Rusia. La revolución de 1905 estaba en camino. En el curso de la misma, se elevaría a su máxima estatura. Se unió al Partido bolchevique en Julio de 1917. Algunas semanas después le confiaron la Insurrección de Octubre. Fue el principal creador y dirigente del Ejército Rojo y tuvo influencia en todos los campos de la política. Desde esos altos lugares, caería bien abajo hasta el exilio y la muerte, por cuenta de Stalin. Ascendió con la revolución y cayó al declinar esta. Sin lugar a dudas, la contribución de Trotsky es clave para los socialistas revolucionarios de estos días.

DUNCAN HALLAS (1979)

(más…)

Rusia 1917. El Partido bolchevique

La historia del Partido bolchevique es clave para la comprensión de los desafíos que tienen por delante los socialistas revolucionarios contemporáneos. Su nacimiento no fue fruto del azar. Su victoria o su derrota en 1917, su completo y fecundo desarrollo o su posterior decadencia, estaban en ambos casos hondamente arraigados en las realidades de su época. El partido de Lenin murió bajo Stalin y tras la muerte de éste, no ha resucitado. Este estudio considera los hechos en todo su espesor, sus contradicciones, sus luces y sombras, sus hechos verdaderos y sus hechos inciertos, la vida y la muerte de hombres y cosas, y no una historia de buenos y malos. Nadie debe esperar encontrar aquí ese cliché que presenta a los bolcheviques como un ejército de arcángeles infalibles y totalmente lúcidos, que todo lo habían previsto y que eran capaces de realizarlo todo.

PIERRE BROUE (1962)

(más…)